Aromateràpia: les Aigües Florals i els Hidrolats

agost 3, 2015 Publicat per Deixa un comentari

¿Qué son?

Son soluciones acuosas saturadas de principios aromáticos, obtenidas por destilación de planta o flores. Contienen menos de un 5% de moléculas aromáticas y además, numerosos oligoelementos procedentes de la planta.

En el cuidado de la piel, son un complemento ideal de los aceites esenciales, usándolas como tónicos para limpiar y cuidar la piel.

En pediatría y para las personas sensibles, cuando la utilización de aceites esenciales puros es contraindicada, las aguas florales son utilizadas por vía cutánea.

Hidrolaterapia

Cada hidrolato tiene beneficios diferentes sobre el cuerpo y la salud. Se trata de una ciencia que se parece a la aromaterapia, pero es una versión mas “suave” ya que no existen restricciones. Así, se puede usar la hidrolaterapia para sacar provecho de las plantas en los niños, las mujeres embarazadas y los gatos, mientras que los aceites esenciales de las mismas plantas son prohibidos ya que demasiado “fuertes” para estos casos.

Que no te confundan

Hidrolato:

Proceden de la destilación de hierbas, plantas o flores. El hidrolato es un producto específico, 100% puro y natural, que contiene casi las mismas propiedades que el aceite esencial.

Un hidrolato puro, es aquel que no contiene ningún conservante. Se conserva en buenas condiciones aproximadamente un año. Son sensibles a la luz, al calor y a las contaminaciones microbianas.

Las aguas florales:

Proceden exclusivamente de la destilación de las flores, contrariamente a los hidrolatos. Las aguas florales forman parte de los hidrolatos

La infusión floral se realiza dejando infundir plantas en agua. La infusión de plantas no tiene la misma composición, y sus propiedades son distintas a las del hidrolato correspondiente.

El hidrosol:

No es un hidrolato, se obtiene con la maceración del aceite esencial en agua pura durante un determinado tiempo.

Agua aromatizada, o aromática:

A veces se le llama también agua floral, son aguas aromatizadas , obtenidas a partir de una sustancia aromatizante, natural o sintética, que se diluye en el agua por agitación. Para poder lograr la solubilidad necesaria y poder dispersar el aceite esencial en el agua, se suele adicionar una cantidad pequeña de alcohol, talco o un solubilizante.

Este tipo de aguas aromáticas suelen tener precios razonablemente baratos, si los comparamos con hidrolatos obtenidos por destilación. Si tras agitar el envase, se genera una gran cantidad de espuma, estamos delante de una burda imitación. Otro dato para saber si el hidrolato procede de una destilación, es que los hidrolatos son todos incoloros. La presencia de un colorante es indicativa de un producto de imitación.

¿Como se fabrican?

Se obtienen con la destilación al vapor de agua de las plantas aromáticas (flores, hojas, ramos, raíces) con el fin de fabricar los aceites esenciales. Este proceso se realiza con un alambique.

El vapor de agua pasa a través de la planta y libera las moléculas aromáticas y se lleva además sus principios activos (minerales, oligoelementos y mucílagos). A continuación, se enfría este vapor de agua en un serpentín. Se obtienen dos productos, ambos de gran importancia cosmética.

Por una parte, el aceite esencial que al ser más ligero que el agua, se mantiene en la superficie; y por otra parte, el hidrolato, que al ser más denso, se queda en la parte inferior del vaso florentino. Para separarlos, se realiza una decantación.

El vapor del agua condensado que resulta de la destilación tiene una concentración en moléculas aromáticas que varía entre el 2 y 5%, por lo que poseen interesantes propiedades del aceite esencial que contienen. La concentración aromática en un hidrolato será mayor, cuanto más cercana a la unidad sea la densidad del aceite esencial de la planta.

Por tanto, el hidrolato, es un agua purificada (debido a las altas temperaturas del proceso de destilación) y por suerte para nuestra piel, con restos de aceite esencial.

La concentración de agua floral será expresada en porcentaje. Un agua floral a 12,5% significa que se ha necesitado 12,5 kilogramos de plantas secas para la la producción de 100 kilogramos de agua floral. Normalmente, la concentración es de alrededor 3 %.

Precauciones y como utilizarlos

Las aguas tonificantes aumentan el contenido de Humedad de la piel, preparándola para el cuidado Facial. Son uy suaves para la piel y discretamente perfumados, su pH es similar al de la piel, entre 5 y 6, por eso son ideales para pieles sensibles incluso para la piel de los bebés.

Se trata de aguas “vivas“ cargadas iónicamente, que poseen una gran capacidad de penetración cutánea (equilibran el ph cutáneo dinamizando la función celular). Las aguas florales auténticas, o hidrolatos aromáticos, no sólo tonifican, refrescan y despiertan la piel. Además, poseen propiedades específicas según la planta o flor de la que proceden, aportando regeneración, regulación sebácea, oxigenación, hidratación, firmeza, etc…

Se puede utilizar un vaporizador para pulverizarlos sobre el rostro o el cuerpo. O humedecer un algodón y pasarlo suavemente a toquecitos sobre la piel. Hacerlo penetrar con un ligero masaje con los dedos. No dejar secar el hidrolato sobre su piel, secar sin frotar, con un pañuelo de papel o una toalla, al igual que un tónico, para no deshidratar su piel.

Para el bienestar: basta con vaporizar una pequeña cantidad, a unos 15 cm. Alrededor de la cara y cuerpo, para poder percibir la recarga energética positiva, y el efecto equilibrante.

También se debe tener especial cuidado en su conservación, ya que son muy sensibles a la luz y a las temperaturas extremas, por eso deben resguardarse de la luz directa en frascos oscuros, mejor de cristal y a temperatura ambiente (no deben estar refrigerados ni cerca de un foco de calor).

¿Cómo elegirlos?

La concentración en principios activos es un factor que influye en la calida de los hidrolatos. Un hidrolato de calidad es un hidrolato que lleva una buena concentración en principios activos. Normalmente, se extrae solamente los 8 a 10 primeros litros de agua de la destilación, las aguas siguientes no son tan interesantes a nivel de sus características. La concentración se puede apreciar probando la fuerza olfativa del hidrolato.

La calidad del agua de destilación utilizada y las plantas destiladas. Cualquier agua se puede utilizarse para efectuar las destilaciones, incluido aguas contaminadas en sulfatos u otros residuos dañinos, sin olvidar los pesticidas que pueden estar presentes en las plantas, y que se concentran después de la destilación en el hidrolato o el aceite esencial. Es pues indispensable elegir unos hidrolatos biológicos certificados.

Diferentes usos

Tónicos faciales:

Son excelentes tónicos, relajan la piel y en general equilibran la circulación sanguínea cierran los poros y eliminan restos de la leche limpiadora. Pueden utilizarse como tónico facial sobre la piel limpia antes de ir a dormir, o para recuperar la frescura de la piel después de tomar el sol o para lucir más resplandeciente. Acción refrescante y astringente.

Las aguas florales no son hidratantes por lo tanto se aconseja aplicar a continuación una crema o un aceite vegetal.

Mascarillas:

También se pueden utilizar para preparar mascarillas, y en vez de usar agua corriente, usar un agua floral que le otorgará todas sus propiedades y le dará un valor añadido.

Fricciones:

Se pueden utilizar para masajear o friccionar el cuerpo para mejorar la circulación sanguínea, descansar la musculatura o prevenir la aparición de varices.

También hidratan y facilitan la penetración de los principios activos del tratamiento corporal o crema cosmética que utilizamos con regularidad.

Limpiador facial:

Sobre una piel sin maquillaje, podemos aplicar agua floral para eliminar sus impurezas, exceso de grasa o toxinas.

Tónico capilar:

Son ideales para recuperar el cuero cabelludo castigado y tonificar el pelo. Previenen la caída del cabello, el exceso de grasa o la descamación (caspa), ya que ayudan a equilibrar el PH del curo cabelludo.

Elixir bucal:

Existen hidrolatos ideales para combatir la halitosis y prevenir la placa bacteriana.

Como perfume ligero:

Si no te gustan los aromas comerciales y te gusta un olor más natural para tu cuerpo, pelo u hogar, los hidrolatos serán tu mejor opción.

Como agua de plancha:

Si se pone una cantidad pequeña de agua floral en el agua de la plancha, la ropa cogerá un suave aroma a flores.

Cocina:

Se puede incorporar sin riesgo hidrolatos o aguas florales a sus platos : para dar sabor, crear infusiones o cocteles particulares.

Fuente: www.templodejuventud.com

Etiquetes: , ,
Categoria:

Comentaris

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *